Make your own free website on Tripod.com

19-06-01.

 

La Interpretación

Es la que lleva a cabo  a los casos concretos sometidos a su jurisdicción. En cuanto a los factores determinantes para hacer una interpretación de la ley procesal esta puede ser hecha en forma restrictiva o extensiva. Es muy posible que la norma pueda extenderse a relaciones equivalentes o similares previstas en la misma ley, sin embargo esta debe tomarse en sentido taxativo, así por ejemplo no se podrá colocar un nuevo caso a los ya previstos por la ley aunque nos parezca que sea un caso análogo, si no se encuentra consignado expresamente no se puede aplicar la ley por extensión; para la norma de derecho procesal penal que no  restringe al derecho ni que tengan carácter de excepción deban interpretarse en forma extensiva siempre que contenga la voluntad de la ley.

El juzgado en el momento que hace la interpretación de la norma jurídica debe tener presente lo expuesto en la misma ley que es la base de toda interpretación y tratándose de normas de tipo procesal debe tenerse en cuenta que el interés que protege la ley es de orden público y que toda interpretación debe hacerse dentro  de estos lineamientos.

 

La Interpretación Lógica de la Ley.

Esta forma de interpretar la ley tiene sus fundamentos en el terreno de raciocinio, el mismo que es aplicado a la ley que se trata de interpretar.

Aquí cabe preguntarse si es posible la analogía de las leyes procesales penales al respecto la constitución política del Perú en vigencia establece como uno de los principios y decretos de la función jurisdiccional el principio de inaplicabilidad por analogía de la ley penal y de las demás normas que restrinjan derechos. Art. 139 inc. 9.

En consecuencia podemos opinar que la analogía en materia penal es improcedente porque cada caso penal constituye un hecho único y particular teniéndose en cuenta las circunstancias y móviles que desencadenaron un hecho punible, la forma y circunstancia en la que se perpetró el ilícito y sobre todo por la individualidad única y intransferible de la personalidad a la del agente que delinque, determinado por su filiación familiar, social, política, religiosa, etc. En materia procesal penal si es permitido la analogía.

 

La Analogía en el Proceso Penal

La analogía en el proceso penal es posible aplicar en la normatividad vale decir en la aplicación de la ley procesal pena, pues tratándose del derecho procesal penal se autoriza la interpretación de las leyes por analogía pues el sistema en el procedimiento no altera los fundamentos del orden legalista. Así aparta de una norma especifica y como el Juez No puede dejar de administrar justicia, debe de recurrir a las normas procesales  que se haya aplicado en casos similares al previsto ya que los actos en el proceso se encuentran sujetos obligatoriamente al cumplimiento de una serie de ritos bajo pena de nulidad.

 

Art. 79 Procedimientos penales.- Para que sea admitido un ilícito por el Juez:

-          Que se haya identificado al autor.

-          Que se encuentre tipificado en la ley.

-          Que no haya prescrito el delito.

 

Resumiendo se puede sostener que una Ley Procesal puede ser aplicada por analogía a un hecho especifico pero sino existe esa norma se puede recurrir a la analogía en el derecho que no es otra cosa que recurrir a los principios generales en que se inspira el sistema o que norman la disciplina o a los principios generales que norman los actos jurídicos en especial y por ultimo la norma que inspira el acto jurídico total. Estas son las normas que guían la interpretación analógica.

Según Jiménez de Azua la interpretación  de la ley no solo lo hacen los estudiante de derecho y los docente cuando dictan sus clases o los abogados cuando defienden una causa y los magistrados cuando deben de resolver un problema de tipo judicial sometido a su decisión.

 

Vigencia de la Ley Procesal en el Tiempo  

La leyes cumplen su ciclo de vigencia, pues nacen proyectan su vida durante su vigencia y mueren una vez que son derogadas.

 Las leyes procesales como las demás leyes solo pueden ser derogadas por otra ley. La norma procesal puede tener eficacia en cuanto al tiempo, al lugar y las personas. La vigencia de la ley se proyecta en el tiempo desde su nacimiento hasta su derogatoria.

 

La Retroactividad de la Ley

Nuestro sistema procesal admite la ley procesal penal tenga efectos retroactivos generando deberes y derechos desde el mismo día de la promulgación de la ley para los actos que se realicen con posterioridad a la dación de la misma, rigen los principios de la necesidad, utilidad, conveniencia a la justicia, por considerarse que la ley procesal de ninguna manera puede ser perjudicial al acusado ya que no se trata de crear figuras nuevas delictivas sino de simples ritualismos a fin de poder conseguir el objetivo del proceso, no se atenta contra el derecho a la defensa, puede la nueva norma resultar más gravosa al acusado.

Las normas del procedimiento penal se aplica a los procesos iniciados durante la vigencia de la ley derogada pero los actos procesales realizados en aplicación de la ley derogada mantienen su eficacia, es decir el proceso continua pero con la aplicación de las nuevas normas.

Igualmente la retroactividad siempre se aplica cuando es más favorable al reo más no cuando resulta más gravoso lo que sería una retroactividad maligna.

Es norma general que las leyes de orden procesal entren en vigencia en la fecha indicada en la misma ley y rigan para los procesos aún no iniciados o ya iniciados y que se encuentran en tramitación pero los actos procesales cumplidos hasta que entre en vigencia la nueva ley surgen sus efectos legales en aplicación del principio de preclusión lo que significa cumplido un acto procesal debe pasarse al siguiente acto procesal.



Volver a Página Principal